domingo, 6 de julio de 2008

DE ALBAÑIL A REY


Henk Otte, de 43 años, era un albañil desempleado que vivía en un barrio de clase media en Amsterdam (Holanda). En cierta ocasión fue con su mujer a una región de Ghana, a visitar a unos parientes de ella, cuando de repente sucedió algo tan extraño e inexplicable que llegó a considerar que todos los miembros de la comunidad africana estaban locos.
Resulta que lo reconocieron como la reencarnación de su rey y le pidieron que se quedara con ellos, llenándolo a la vez de halagos y tributos. El humilde albañil se sintió extremadamente sorprendido ante tan inusitado hecho, pero como a nadie le dan pan que llore, decidió dejar “la obra”, para hacer una nueva obra. Así que de Albañil pasó a ser rey. ¿Qué les parece?

No hay comentarios: