viernes, 18 de septiembre de 2009

EL CABALLO DE ALEJANDRO MAGNO

Filipo de Macedonia era rimbombante en sus discursos, adicto a la bebida y a las prostitutas y le encantaba perder el tiempo en la lucha libre y diversiones ajenas a su ministerio. Por ello su hijo Alejandro sentía una total aversión hacia él. Filipo no era ciertamente un hombre carente de virtudes y poderío; era un auténtico conquistador, a tal grado que Alejandro declaró en cierta ocasión que con tanto territorio conquistado por su padre, ya no quedaría nada más por conquistar.
Alejandro quería llegar más lejos que su padre. No le importaba que tanto hubiera logrado su progenitor, él quería superarlo en todo. Y no era ciertamente por tenerle algún grado de admiración, sino, como ya lo expresamos antes, porque había desarrollado sentimientos de total rechazo hacia él. Y esto se hizo patente en varias ocasiones. Tal y como fue el caso con el famoso caballo Bucéfalo: se cuenta que cierta vez un comerciante de caballos llevó a Filipo uno muy especial con la intención de vendérselo; más no hubo uno solo de los sirvientes que pudiera tan siquiera acercársele. El caballo era muy hermoso, pero demasiado salvaje, por lo cual Filipo se enojó e insultó al comerciante por haberle llevado semejante bestia.
Alejandro, quien había presenciado toda aquella escena, comentó con desdén: “Qué caballo tan noble se están perdiendo por falta de capacidad y coraje para montarlo”. Esto lo repitió varias veces en voz alta, hasta que su padre harto del tono irónico y burlesco de su hijo, lo retó a que lo montara, deseando con todo su corazón que el caballo le diera a su hijo una buena revolcada quitándole de esta manera lo altanero.
Pero Alejandro se salió con la suya. Montó a Bucéfalo, lo hizo galopar, aparentando como si fuera hecho a su medida. Los presentes aplaudieron la destreza de Alejandro, mientras su padre daba la espalda y se marchaba hecho una furia. Con este caballo Alejandro Magno realizaría posteriormente sus grandes conquistas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

que chebre pude hacer mi tarea

Anónimo dijo...

genial ahora mi amiga puede hacer su tarea att: Anónimo

Laura Michelle Riaño Herran dijo...

Jajajajah