lunes, 8 de junio de 2009

CAMELLOS Y DROMEDARIOS

¿Sabe usted cual es la diferencia más notoria entre un dromedario y un camello?
El dromedario tiene una sola joroba y el camello tiene dos, pero patas más cortas. El dromedario es más alto que el camello y ambos son utilizados prácticamente para lo mismo. Estos animales han sido domesticados desde hace más de 3 000 años, utilizados como medio de carga y transporte. Aunque también se aprovecha su lana y su leche. La gestación de un dromedario o camello es de 12 a 13 meses, tienen una sola cría por vez y viven entre 30 y 40 años.
Para los habitantes del desierto, el camello es el más importante de sus animales. Es un animal muy resistente a las altas temperaturas. No se deshidratan con facilidad. Pueden resistir hasta 3 semanas caminando por el desierto y sin beber. Durante ese tiempo van consumiendo las reservas de grasa de su joroba, que no está llena de agua como muchos piensan. Cuando consumen la grasa de su joroba, esta se desinfla y cuelga a uno de sus costados. Más cuando vuelven a comer se infla y recupera su posición original. En cuanto al agua al llegar a un oasis son capaces de almacenar en su estómago más de 100 litros de agua.
Durante siglos fue el único medio de transporte en el desierto. Enormes caravanas de camellos cargados de mercancías preciosas, recorrieron las rutas desérticas, como la transahariana de alrededor de 4000 kilómetros. Aunque ahora han sido suplantados por los automóviles. Pero aún así continúa siendo un animal muy valioso en Asia y el norte de Africa. Los habitantes del desierto aprovechaban su carne y la leche de las camellas. Los esquilaban para confeccionar prendas de abrigo. Incluso las boñigas se aprovechan, ya que una vez secas sirven para alimentar el fuego. Las cabelleras de las hermosas mujeres del desierto toman gran brillo y lozanía cuando las lavaban con orina de camello.
Tanto los camellos, como dromedarios son animales herbívoros; los alimentan con hierba, trigo y avena, pero en el desierto comen lo que encuentren. Desde un arbusto espinoso hasta huesos, hojas secas, o la misma camisa de su dueño si se descuida.
Tienen músculos muy poderosos en sus piernas, lo cual les permite soportar pesadas cargas de hasta 450 kg, y llevarlas por muy largas distancias. Cuando un camello pone su pezuña en el suelo, se le ensancha evitando que se le hunda en la arena. Al caminar mueve ambas patas de un mismo lado de su cuerpo, después las del otro lado. Este modo de andar es semejante a los movimientos de un barco, por lo cual han dado en llamar al camello “barco del desierto”. Y es un barco poderoso, porque puede viajar hasta 100 km. En un solo día. Y tomemos en cuenta que hablamos de clima y circunstancias extremas.
Su cuerpo está cubierto de pelos y tiene la piel seca y gruesos callos aparecen en el pecho del camello y en las juntas de las rodillas. Estos parches de cuero ayudan a soportar el peso del animal cuando se arrodilla, descansa y se levanta. El color de los camellos va del marrón, y el crema, hasta casi negros.
Todos los camellos pierden su pelo en primavera, puede llegar a desprenderse de unos 2,5 kilos y estrenan nuevo traje en otoño. Y ese pelo ni crea que se tira, es muy solicitado en todo el mundo, para hacer chaquetas de alta calidad, prendas de vestir, pinceles para artistas y también para fabricar alfombras y tiendas de campaña.
Son animales que casi no transpiran, evitando la pérdida innecesaria de agua, cosa que ningún otro animal puede hacer. La temperatura de un camello es por regla general más baja que la de la temperatura ambiental y cuando descansan lo hacen unos junto a otros presionando sus cuerpos para evitar en exceso de calor.
Además de todo lo anterior, tienen un oído muy agudo. Sus orejas están cubiertas con pelos para frenar la arena y el polvo. Y sus grandes ojos tienen doble fila de grandes y largas pestañas con esta misma finalidad.
Uno de los deportes tradicionales de los beduinos en el desierto es la carrera con camellos, en la cual participan miles de competidores. Y ha llegado a tanto la afición que ya hasta se realizan en las pistas del hipódromo.
También se comen la carne del camello y las pieles son un magnífico negocio, porque son utilizadas para zapatos de calidad y accesorios de moda en Europa y muchas otras partes del mundo.
Los más raros ejemplares que existen, aunque no se sabe por cuanto tiempo más, porque están en vías de extinción; son los que habitan en las dunas de Kum Tagh, en China y en el desierto de Gobi, en Mongolia. Estos camellos, un poco diferentes de los dromedarios y camellos conocidos, son mucho más resistentes y tienen la peculiaridad de beber agua salada sin que les dañe su organismo. Lo cual tiene locos a los científicos, quienes quieren a toda costa saber de que forma el hígado, riñones y pulmones de estos animales salvajes procesan el agua salada sin que se les dañe su organismo.